09Ago

Retos y beneficios al implementar la modalidad de Trabajo Híbrido

Debido al COVID-19 muchas empresas tuvieron que detener el modelo de trabajo presencial que hasta ese momento predominaba y tuvieron que buscar distintos esquemas de trabajo que pudieran funcionar frente a los desafíos que imponía el distanciamiento social. Luego de aplicadas las vacunas, muchas empresas han comenzado a regresar a sus centros de trabajo; no obstante, algunas otras han considerado nuevos esquemas como el trabajo híbrido o mixto.

El modelo de trabajo híbrido combina los aspectos del trabajo remoto y el trabajo en la oficina. Su principal característica es la flexibilidad y autonomía que ofrece a los colaboradores dentro del horario de trabajo.

Para entender por qué hay empresas adoptando este modelo, primero debemos revisar cómo llegaron a la conclusión de combinar el trabajo remoto con la presencialidad, es decir, todas aquellas lecciones que nos dió la pandemia sobre la experiencia de trabajo.

Beneficios del trabajo híbrido para las empresas

La implementación de un modelo de trabajo híbrido busca conservar los beneficios de lo remoto y lo presencial tanto para empleados como empleadores, y esto se basa en:

  • Reducción de costos fijos: Si los colaboradores continúan trabajando desde casa, eso significa que el centro de trabajo tendría menos gastos en muebles, luz, agua, mantenimiento, equipos, entre otros.
  • Medida preventiva: Al mantener una asistencia escalonada en las oficinas, la posibilidad de contagios de COVID-19 u otras enfermedades disminuiría en oposición a un modelo completamente presencial.
  • Mayor interacción entre colaboradores: Trabajar algunos días en la oficina ayuda a disminuir la sensación de aislamiento del trabajo remoto y permite reforzar la comunicación entre los equipos.
  • Apoyo al medio ambiente: Al reducir la frecuencia con la que los trabajadores requieren transportarse, disminuye la huella de carbono de estos, así como el tráfico en caso de que se trasladen en vehículos privados.
  • Equilibrio entre el trabajo y la vida personal: Definir el espacio y tiempo que se dedicara al trabajo permite establecer límites entre las distintas esferas en la vida de los empleados y aún así compaginarlas.
  • Mayor productividad: Lograr un equilibrio entre la autonomía y el compromiso, así como hacer más eficiente el trabajo en cada uno de los espacios implicados también afecta la motivación de los colaboradores, así como su nivel de productividad.

Retos para la implementación del modelo de trabajo híbrido

Al igual que con el trabajo remoto, cambiar a un sistema de trabajo mixto supone diversos desafíos y una curva de aprendizaje en el proceso con el fin de que tanto los colaboradores en el centro de trabajo como aquellos que lo hagan desde casa puedan obtener condiciones equitativas. Asimismo, es importante evaluar qué puestos se adaptan con mayor facilidad a una modalidad híbrid.

Afortunadamente, a diferencia del inicio de la pandemia donde el cambio se produjo de un día al otro, en este momento tienes la oportunidad de analizar los puntos más importantes (tanto en infraestructura, administración, recursos humanos, etc.) para implementar este cambio de manera paulatina con el objetivo de que resulte efectivo para tus empleados y tu flujo de trabajo.

A continuación, mostramos algunos de los retos más importantes de esta modalidad:

Comunicación

Uno de los pilares para trabajar cualquier esquema es asegurarte de establecer los canales adecuados para mantener el contacto con todos los equipos de trabajo. Esto será esencial a la hora de compartir las políticas de la empresa, establecer los sistemas de supervisión y gestionar el flujo de trabajo; pero también para que cada miembro del equipo tenga a su alcance el contacto con otros miembros de una forma sencilla y directa.

Adicionalmente, considera que una de las formas más directas de comunicarse es cara a cara, incluso es posible que se comparta información crucial en una conversación casual. Por ello, es importante tener en mente a los equipos remotos (especialmente aquellos que se encuentran en diferentes regiones) y compartir de manera oportuna toda la información.

Seguridad

En lo que respecta a la oficina, tú mismo puedes encargarte de supervisar el sistema de seguridad de la empresa, especialmente en lo que concierne a la ciberseguridad. De hecho, es recomendable que constantemente te informes sobre las nuevas amenazas y las maneras en que puedes protegerte y hacerles frente para evitar un ataque que pueda costarle a la compañía.

No obstante, el tema se complica cuando tienes equipos trabajando de manera remota, especialmente aquellos que trabajan desde diversos espacios y, por lo tanto, se conectan a distintas redes públicas. Más aún si tu equipo no está relacionado con estos temas y se encuentra vulnerable en acciones tan simples como abrir su correo o revisar sus redes sociales durante el descanso.

Así pues, es importante ofrecer capacitaciones, campañas y otros modos de divulgación a fin de que todos los miembros de tu equipo conozcan los potenciales riesgos que encontrarán en línea y las medidas que pueden tomar para evitar ser víctimas de la ciberdelincuencia. Adicionalmente, te recomendamos que estés al tanto de los servicios de seguridad y antivirus con los que cuenta tu equipo remoto para mantener a tus empleados blindados sin importar donde se encuentren.

Espacio de trabajo

Uno de los puntos en los que puede sentirse una diferencia drástica entre la presencialidad y el trabajo en casa es el espacio del que los empleados disponen para hacer sus actividades. Por lo regular, la mayoría no tiene un espacio adecuado para una oficina en casa y se apropiaron de espacios comunes como salas o comedores para llevar a cabo sus actividades.

De esta manera, es importante no sólo que los empleados cuenten con herramientas versátiles que puedan usarse en espacios reducidos o sobre la marcha, sino también acompañarlos y divulgar puntos clave que puedan ayudarlos para habilitar un espacio en sus hogares que realmente funcione como oficina en casa y los motive a mantenerse productivos sin sacrificar su bienestar.

Equilibrio entre la vida personal y laboral

Parte de establecer un modelo nuevo es también establecer las circunstancia en las que se realizará, incluyendo los horarios. Considera si el personal tendrá un horario delimitado cuando se encuentre en la oficina o si optarás por manejarlo con mayor flexibilidad de manera que puedan acceder a las instalaciones en periodos más autónomos.

Por su parte, los trabajadores remotos deben de cuidar el balance entre su vida personal y su horario laboral, no sólo por lo increíblemente fácil que es distraerse con cuestiones domésticas, también en el caso contrario: trabajar sin tener periodos de desconexión.

En líneas generales, los trabajadores suelen apreciar un horario flexible que les permita disponer de su tiempo, pero es importante que esta autonomía sea estructurada y se lleguen a acuerdos. Por ejemplo, trabajar por objetivos y establecer una fecha límite para cada una de las etapas, así como programar reuniones y establecer horarios de desconexión.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

This field is required.

This field is required.